Saltar al contenido

Somos Bautistas

RESOLUCIONES LXX ASAMBLEA NACIONAL ANUAL DE LA CONVENCIÓN NACIONAL BAUTISTA DE VENEZUELA (CNBV)

La LXX Asamblea Anual de la Convención Nacional Bautista de Venezuela,
celebrada de manera Virtual los días 25 y 26 de marzo de 2022, hace del conocimiento
público el cuerpo de resoluciones acordado por sus mensajeros acreditados, a favor de la
convivencia y el bienestar general de la población venezolana, regional y mundial, bajo la
orientación de los preceptos bíblicos y el propósito señalado para el hombre por la
Palabra de Dios.

En atención a la necesidad primordial del ser humano de depender de
Dios, Altísimo Señor, convocamos a todos los cristianos y en particular al
pueblo bautista venezolano, a intensificar nuestras oraciones por un cambio
Cristo céntrico profundo en los corazones de quienes dirigen las áreas del poder
político nacional y las esferas de la actividad económica y social, así como de las
instituciones y organizaciones públicas y privadas del país, para el logro de la
justicia y la paz, en aras del bienestar individual y colectivo.
Demandamos de los organismos de la administración pública, instituciones y
organizaciones de la sociedad civil, redoblar esfuerzos para generar medidas y
tomar acciones que redunden en beneficio directo de los trabajadores,
pensionados y jubilados, sus familiares y el pueblo en general, que anhela óptimos
servicios de educación, salud y seguridad integral.
Exhortamos a la dirigencia política, económica y social de Venezuela, a poner
serio empeño en alcanzar acuerdos urgentes que permitan a los desvalidos y a la
población más vulnerable, encontrar ayuda humanitaria en acciones concretas de
atención, que solucionen su escasez de recursos, la hambruna y el desasosiego que
implica la condición de pobreza extrema que hoy les agobia.
Rechazamos la pretensión de grupos de poder –político, económico, social y/o
cultural— de medrar en la pobreza de la población y en la escasa educación y
vulnerabilidad de determinados y grandes estratos de la comunidad nacional,
para mantener la hegemonía y los privilegios que oscurecen el futuro de
Venezuela y frenan el camino al desarrollo personal, familiar y del país en su
globalidad.
• Con base en la Palabra de Dios y de acuerdo a su principio político, los bautistas
han transitado en su historia con la sabia decisión de conducirse bajo el ideal de
“una Iglesia libre dentro de un Estado libre.” La separación ente la iglesia
y el Estado es un hecho que parte del principio espiritual contenido en la
libertad religiosa y que nos mueve hoy a reconocer a las autoridades, pero no a
solicitar ni obtener asistencia o depender del poder público, partidos ni
organización política alguna. Rechazamos todo intento de sujeción a otro orden o
estructura ligada a funciones de gobierno que no sea el Escritural y resaltamos los
objetivos fijados por Cristo para su iglesia. Como pueblo bautista, validamos lo
sostenido en torno al asunto por el Consejo Evangélico de Venezuela (CEV)
en su Carta Pastoral del 21 de marzo 2022 y respaldamos toda acción
dirigida a “…dar al César lo que es de César y a Dios lo que es de Dios.” (Palabras
de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, según Lucas 20:25b/ NVI).
Ante la migración, que no podemos negar ni ocultar, como consecuencia de la
incertidumbre por la situación país, abogamos por una política de alcance y
relaciones con naciones hermanas que permita a los connacionales disponer de
mejores condiciones de vida y garantías de lucha contra la xenofobia. Y dado el
alto índice de venezolanos en otras latitudes, oramos que la permanencia de
hermanos en la fe en esos lugares sea para bendición de muchos.
Unimos nuestras oraciones a las del pueblo cristiano de Venezuela en su
totalidad, ante las secuelas que está dejando la pandemia del Covid-19 entre el
pueblo evangélico, los bautistas en particular y la población en general, al tiempo
que rogamos a Dios porque detenga cualquier otra amenaza del virus y frene toda
influencia de brotes globales de enfermedades terribles en el mundo.
Lamentamos como pueblo bautista el luto que durante el año 2021-2022 trajo
dolor a familias y hermanos de nuestras congregaciones, por causas de la
pandemia y otras dolencias. Rogamos que el consuelo y la fortaleza del Espíritu
Santo obre de manera poderosa en las vidas de quienes integran estos hogares.
Rechazamos de manera categórica, como amantes y propulsores de la justicia y
paz, cualquier tipo de invasión militar que se ejecute contra la soberanías
gubernamentales, ni conflictos bélicos entre las naciones, las cuales dejan a su
paso, la muerte de centenares de personas inocentes. Nos identificamos y
unimos en oración con los pueblos cristianos, con la población sufrida y
los miles de migrantes que huyen de la violencia militar, rogando al Padre
Celestial ejerza su poder y obre en justicia para con todos.
Saludamos con fervor el alcance de todas nuestras iglesias afiliadas por nuevos
aniversarios en este último año de existencia. Y, en especial, nos unimos al júbilo
de nuestros hermanos de la Primera Iglesia de Bautista de Barquisimeto
(PIBB), por llegar a sus 75 años de vida en fructífera labor de ejercicio
ministerial, de la mano poderosa del Dios viviente. ¡Grandes felicitaciones!
Celebramos con júbilo haber llegado en agosto 2021 a nuestro septuagésimo
aniversario como Convención Nacional Bautista de Venezuela (CNBV). Y
reiteramos con claro énfasis el lema de “Jesús, transformación y vida” por el
desarrollo del Plan Quinquenal, que establece los pilares estratégicos hasta el
2025: Evangelización transformadora en 2021, Discipulado multiplicador en
2022, Compasión y gracia en 2023, Liderazgo aprobado en 2024 y Plantar iglesias
relevantes en 2025.

Caracas, 26 de marzo de 2022

Por los mensajeros ante la LXX Asamblea Nacional Anual

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.